arroz-leche-restaurante-sevilla-comer-postres

Forma parte de muchos recetarios familiares. El arroz con leche es un postre muy popular, tanto que en cada zona tiene su propia variante.

 

Un poco de historia del arroz con leche

Hay diversas hipótesis sobre su origen; algunas lo ubican en China, otras en Francia y otras en la cultura musulmana. Faltan evidencias en este sentido, pero donde la mayoría está de acuerdo es que su llegada a España coincidió con el periodo andalusí, como la alboronía de la que ya te contamos algunas curiosidades.

Los musulmanes introdujeron entonces el arroz y, con él, la exquisita la receta. Solo fue cuestión de compartir la técnica y las instrucciones de elaboración para que el postre llegara al resto de España y luego a América.

 

Múltiples variantes del arroz con leche

Como ocurre con todo lo popular, la idea original del postre se fue adaptando a las zonas, usos y costumbres. El arroz y la leche son los dos pilares básicos, pero cómo aromatizarlo queda al gusto y a la imaginación de cada uno.

Así no es difícil que encontremos a lo largo y ancho de España, pero también del mundo, que se le añada ralladura de limón o de naranja, canela, anís estrellado o vainilla.

Y si esto ocurre con los ingredientes, también con la técnica. Hubo un momento en la historia en el que se preparaba moliendo el grano de arroz; con el tiempo en muchos sitios se optó por dejarlo entero y conseguir un buen resultado.

De lo que no hay duda es que detrás de un buen arroz con leche hay horas de perfeccionamiento de la técnica. Hay que cogerle el punto a ese postre, por lo que generalmente a la primera rara vez sale exquisito. Por supuesto, una buena técnica también debe ir acompañada de unos ingredientes y materia prima bastante seleccionados, que condicionarán el resultado final.

 

¿Te está llegando ese aroma particular de cuando hay arroz con leche recién hecho en casa? En nuestro restaurante en el centro de Sevilla, hemos recuperado este postre clásico entre los clásicos. Lo puedes disfrutar de la forma más tradicional, con aroma de anís estrellado y crujiente de canela.

 

Foto principal de @garyrosadophotography